Quo vadis Rajoy?

Sería demasiado ilusoria la idea de que, como san Pedro, Rajoy de marcha atrás encarrilando sus pasos hacia una nueva senda. Parece mucho más creíble, y nos lo está demostrando la experiencia, que su papel sea de un nuevo Nerón y los perseguidos se encarnen en el pueblo español, que no en la iglesia católica, apostólica y romana en absoluto afectada por las medidas de este regente.

Olvidemos por un momento las medidas sociales o antisociales porque acaban de empezar levemente, llegará el momento en que las de nivel económico vayan dejando paso a estas contentando así a los sectores más derechistas, carcas y burgueses de su partido.

Lamentablemente la economía tiene un peso social tan importante que mina la base de cualquier otro enfoque, y lo que ayer era una gestión pésima de un gobierno, según el decir de una oposición que hoy está en el poder absolutista, ahora resulta que donde dije digo, digo Diego, pero eso sí, sólo en las medidas restrictivas que tanto hemos criticado. Por supuesto no son nada, comparativamente hablando, con las que estamos viviendo y las que nos esperan. Pero los gritos que siempre se oyen cuando han gobernado los socialdemócratas, sean cual sean sus actuaciones, han desaparecido. ¡Maravillas!

Tras vendernos una reforma financiera que más parece un placebo de cara a Berlín –otrora se diría Bruselas, suena mejor- y que no toca fondo en nada que no sean cifras manipulables, pues 52.000 millones en manos de la banca es absolutamente disfrazable en las contabilidades con aumento de partidas que sí, tienen su peso, pero ni mucho menos el esperado en tanto la economía no funcione, y sólo se logrará un aumento considerable del paro a tenor de las fusiones.

La cacareada y lacerante reforma laboral nos la han colado como un supositorio de glicerina, si es que sigue existiendo tal cosa, y no abrimos la boca cuando se abarata el despido, cuando cualquier empresa puede poner en la calle el número de trabajadores que se le antoje con sólo plantearse la reducción de beneficios ¿quién no los reduce en época de crisis? Hasta las más grandes empresas tienen el arma con pagar 20 días por año hasta 12 mensualidades, ni en el rastro madrileño se vende tan barato. Los contratos basura hasta los 30 años –a los que llaman fomento de empleo a los jóvenes-, al igual que los contratos Pyme, nuevamente sin distinción de lo que es una microempresa familiar y la que tiene 40 trabajadores. Los beneficios por contratación que ponen en la cola del paro a sectores de edad no agraciados. O la movilidad geográfica, la liberación de las EREs, las escandalosas modificaciones en convenios, y un largo etcétera.

¿Y ahora? Pues ahora entra en juego otra patata caliente, la energía. Por supuesto las grandes importadoras quieren monopolizar con la excusa de abaratar la tarifa recortando las ventajas de las alternativas, cuando es cierto que son caras, pero mucho más lo es que el ahorro de millones de toneladas de basura expulsada a la atmósfera contribuye en no destruir el planeta, lo que al parecer en tiempos de crisis no ha de considerarse. Todos somos verdes en bonanza y grises en crisis.

¿Sirve de algo la moratoria impuesta por el flamante ministro Soria? Pienso que tan sólo aumentar la deuda. Eso sí, nos indica que “no sólo” van a pagar ésta los usuarios. Todo un respiro pero si, como afirma, el Estado no va a entrar en el juego de incluir parte en sus presupuestos no queda claro quienes serán los pagadores.

Cierto que es un problema serio, pero lamentablemente correrá el saneamiento a cargo de las energías alternativas, que tanta falta nos hacen para frenar la enorme dependencia con el exterior, y por supuesto que de nuestros bolsillos.

La senda de Rajoy es clara, no vale la pena preguntarle dónde va, se mueve por el camino del ultra liberalismo que siempre, siempre, lo ha pagado la clase media, y en estos momentos sin unos resultados que ni mínimamente lo justifiquen.

Un saludo
JLF

Esta entrada fue publicada en Economía, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


× 9 = sesenta tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>